Open/Close Menu Abogadas jóvenes, resolutivas, con iniciativa e imaginativas en la búsqueda de soluciones a los conflictos
cibercafe

Desde hace algún tiempo se venia hablando del teletrabajo como una opción deseable. En estos días se ha convertido en una realidad obligada. En ADHOC Abogadas también hemos optado por esta forma de trabajo.

Los primeros días fueron una verdadera odisea, conectar equipos a la red, organización de trabajo, mil llamadas para la coordinación. Superada esa fase inicial de desconcierto ante la nueva situación, podemos decir que no está nada mal. Tiene sus ventajas: ahorrar desplazamientos, favorecer la conciliación familiar, aunque esto último es bastante más difícil de lo que parece, evitar aglomeraciones y contagios.

Pero como cualquier trabajo tiene sus propios riesgos.

Cuáles son los riesgos del teletrabajo y cómo prevenirlos

Los principales problemas pueden ser:

  1. Dolores musculares: las empresas se encargan de proporcionar espacios adecuados para una correcta posición, mesas, sillas, teclados inclinabas. reposapiés. Sin embargo, esto no es tan fácil de cumplir en casa. La silla de la mesa del salón nada tiene que ver con las confortables sillas de la oficina, y mucho menos los pequeños portátiles con las dos pantallas que habitualmente usamos para trabajar.
  2. Estrés: En casa es más difícil realizar horarios, incluso no hay tantas distracciones o pausas como en la oficina, lo que a la larga supone más tiempo de trabajo y menos descanso. Hoy después de un mes de confinamiento hemos realizado nuestro primer cibercafé, y hemos podido hacer una videoconferencia para hablar de otra cosa que no fuese trabajo.
  3. Problemas de seguridad: trabajamos en remoto, una verdadera maravilla, estamos trabajando en casa, y se almacena como si estuviésemos en la oficina, pero ojo a cortes de luz, o cuando se empeña en echarnos sin antes haber guardado en lo que trabajábamos.

Padecemos alguno de los riesgos descritos, pero sin duda lo más difícil para nosotras ratonas de juzgado, está siendo no ponernos la toga. Es un gesto que puede parecer tonto, pero para nosotras supone hacer eso que tantos nos gusta, defender los intereses de nuestros clientes.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar